24/11/14

Daniel Valdés: 'La falta era a dos toques'

Prensa Atlético Venezuela.- Muchísima rabia y enorme frustración se respiraba en el camerino atlético del Estadio Olímpico la noche de ayer domingo. Una polémica decisión arbitral con el tiempo agregado ya cumplido, terminó por ser decisiva para que Atlético Venezuela no pudiera rescatar un trabajado punto ante el linajudo Caracas, que incluso pudo haber sido victoria si el palo horizontal del arco defendido por Alain Baroja no se hubiera atravesado en la trayectoria del remate de Yeferson Velasco. 

Se ganó el duelo táctico 
José Hernández dispuso de un once en el que privilegiaba la organización defensiva. Francisco Parra se estrenaba como carrilero derecho para dejar su habitual posición en el otro costado al valenciano Jhoel Salazar, quien a la postre se erigiría como una de las figuras del Atlético: punzante en ataque y solvente en la marca ante un indócil Francisco Carabalí. Sin embargo, la ausencia de Héctor “Tico” Pérez por lesión se notó en la zona creativa, recurriendo a balones largos que nutrieron a los delanteros Leonardo Carboni y Anthony Uribe.

Fue precisamente el contra ataque atlético la estrategia que dominó al Caracas en el primer tiempo: un remate cruzado de Uribe, uno elevado de Carboni y un mano a mano de Salazar con Baroja, fueron las ocasiones más claras de ese capítulo, donde Daniel Valdés comenzaría a tallar su estatuilla del más valioso al despejar un balón envenenado de Miguel Mea Vitali, único remate del local entre los tres palos.

El protagonista quiso ser otro
 
En el segundo tiempo, polémica arbitral. Un desplazamiento fuera del área atlética de Diego Valdés a Dany Cure fue señalado como penal por el juez principal. Primer hierro claro de la tarde – noche de un árbitro que mostró hasta diez tarjetas amarillas, pero que fue resuelto por Daniel Valdés tras desviar el remate desde los doce pasos ejecutado por Roberto Tucker. Justicia divina, dicen.

Estimulado por la inspiración de su arquero, Atlético seguía intentando a punta de velocidad sorprender a la contra al Caracas, pero faltó siempre el puntillazo final. Cuando ya el tiempo expiraba, incluso con el añadido, el principal bolivarense señaló una falta por juego peligroso contra el cuadro nacional, que terminó cobrando Rómulo Otero de manera directa cuando el reglamento indica que debía hacerse de forma indirecta. “Fue una jugada confusa; creo que el juego peligroso se sentencia con falta de dos toques”, admitió el propio guardavallas atlético quien esperaba que el colegiado anulara el gol, más no lo hizo. El tanto sirvió para que el árbitro terminara por decretar el final del encuentro.

“Es frustrante perder en la última jugada, en el último minuto”, lamentó Valdés. Y es que el Atlético había labrado un punto estratégicamente bien diseñado como para perderlo de esa manera tan dura. “Lastimosamente ya lo perdimos, ya no se puede hacer nada”, dijo.

Más allá de la derrota, el duelo dejó cosas positivas en los dirigidos por José Hernández: “Rescato la actitud que tuvo el grupo hoy. Luchamos hasta lo último, hicimos un gran partido ante un buen rival”, consideró Valdés quien se mostraba impotente por la derrota pero a la vez optimista por la cara mostrada: “Nos vamos tristes, con rabia; pero sabemos que esa rabia nos va a servir para sacar adelante esos partidos que quedan”, concluyó.

Atlético tendrá hoy un merecido descanso luego de tan intensa batalla y se reincorporará a los trabajos mañana martes a las 07:00 horas en el Centro de Entrenamiento, para de una vez preparar el duelo ante Aragua del próximo domingo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...